Menú
Categorias
 
Inicio de la Educacion

Como se inició la Educación en San Carlos

No existen razones valederas para entender que sí San Carlos fue fundado en 1786, apenas un siglo más tarde o sea en 1871 se encuentre un establecimiento de primaria para varones en el Municipio, bajo la dirección del señor Dionisio Hincapié, en forma incipiente. Luego en 1875 estuvo al frente de la educación el señor Ángel Maria Hernández, y ya aparecen funcionando dos establecimientos de educación: Una Escuela de varones con 42 alumnos y una de mujeres con 52, según nos relata el historiador Manuel Uribe Ángel.

Luego en el año de 1899 el Pbro. Martiniano Velásquez párroco de la población; dió un gran impulso a la educación rural y fue así como consiguió que los vecinos de la vereda Sardinitas, mediante convites construyeran una escuela, la cual una vez terminada encargó a la señora Eulalia Marín de Velásquez, para abrir matrículas e iniciar clases, mientras se conseguía por parte del gobierno el nombramiento de una maestra.

Algunos concejales recuerdan que para 1930 ya existían algunas escuelas rurales en las veredas de Palmichal, El Chaquiro, Arenosas, Sardinitas, la del Alto de Samaná fundada por Bautista Gonzáles, la de San Blas fundada por Juán de la Cruz Guarín y más tarde estuvo al cuidado de esta la señora Adelaida Guarín, mujer emprendedora que trabajaba incansablemente por su comunidad.

El campesino siguiendo este ejemplo, se reunió y principió a buscar recursos tanto económicos, como humanos para lograr llevar la educación a sus veredas. No obstante los campesinos sin educación, demostraban una cultura innata y era notorio entre ellos, que parecen más atrasados, la facilidad de expresión, el trato ameno y extrovertido y no son pocos los casos en que un campesino sin ninguna instrucción componga coplas, trovas y verdaderas poesías.

Así mismo eran buenos músicos a oído, que no faltaban en las romerías, que generalmente eran de toda la semana en cada vereda y en las fiestas que se celebraban con gran entusiasmo.

En 1925 llegó el gran músico don Pacífico Ramírez quien empezó a enseñar las notas musicales. Por aquella época se constituyó una banda de música que alegraban las reuniones y fiestas de la población.

Pero sigamos con el campo.

En las veredas donde no había escuela, les enseñaban a leer y a escribir en un hule negro tamaño como de un tablero, utilizando la tiza para escribir en él. Se levantaban a las cuatro de la mañana, mientras hacían el desayuno, el papá o la mamá enseñaba a sus hijos a hacer cuentas, a escribir y a leer, luego salían de 6:30 a 7:00 a.m a sus trabajos después de un buen desayuno.
En 1941 existían más de cinco escuelas rurales y dos urbanas, una de hombres y otra de mujeres.

En lo urbano.

Cuentan los antiguos que en 1900 la Escuela era un solo edificio dividido en dos secciones: en una recibían varios grupos de niñas la educación y en la otra estudiaban los varones, comprendían desde la casa del señor Tertuliano Castaño G, continuado hasta la esquina frente a la Caja Agraria, luego volteaba y allí había una puerta grande por donde entraban las niñas y luego continuaba la misma construcción hasta llegar al edificio del café hoy año 2000, donde existía una puerta amplia de madera, por allí entraban los varones. Digamos desde la casa de Tertuliano Castoño y hoy la Heladería la tropicana, hasta el edificio del café eran las dos escuelas. Los salones en ambas escuelas eran muy amplios, cada uno tenia más de tres ventanas que daban todas a la calle y allí los padres de familia se deleitaban mirando a sus hijos cuando salían a hacer alguna vuelta.

Los alumnos eran los encargados de hacer el aseo, los sanitarios eran unas zanjas por donde corría el agua, especie de cañeria y pasaba por todos los cuarticos, estos tenian entradas individuales y para utilizarlos se debia tener mucha “punteria” en cuclillas.

 

*