Menú
Categorias
 
Reseña Histórica de la Fundación

El pintoresco valle donde hoy está situada la población de San Carlos fué descubierto en los ya lejanos días de la conquista por el capitán Francisco Núñez Pedroso, a quien el Visitador Miguel Diaz de Armendaris concedió permiso para colonizar y erigir poblados entre el río Magdalena y la cordillera central.

El capitán Núñez Pedroso aparejo la expedición y emprendió la marcha sufriendo indecibles penalidades, Iuchando con los obstáculos que le oponía la naturaleza, especialmente el cruce de los ríos de gran caudal como el Guarino, La Miel, el Samaná del Norte y el Samaná del sur; se interno en las montañas de Antioquia, tras poniendo un laberinto de cordilleras, llegó a un valle que denominó Samaná; desde allí envió a Juan Carreño, para explorar otras tierras; pero, éste sintió miedo; envió entonces a Juan Portugués, quien no sólo recorrió la región asignada, sino que invadió las tierras de los caciques Punchiná y Nutabe, llegando hasta la orilla del río Nare.

El lugar donde hoy está San Carlos, era el territorio del Cacique Punchiná; en aquella época le denominaron Valle del Corpus Cristi, por haber llegado acá los soldados, la víspera de dicha festividad. Regresaron entonces los enviados hasta el Valle del Samaná, donde se encontraba francisco Núñez Pedroso y le informaron de la amplitud y la belleza del paisaje del valle recién encontrado, de la abundancia y limpidez de sus aguas, también de la enorme cantidad de pepitas de oro que ocultaban las arenas en sus arroyos; fue entonces, cuando el capitán Núñez Pedroso tuvo el proyecto de sentar en el hermosísimo valle del Corpus Cristi, las bases de una ciudad, como punto de escala para sus futuras expediciones. En consecuencia, ordenó a sus expedicionarios regresar allí; los aborígenes al darse cuenta de la presencia de intrusos, prendían fuego a sus viviendas y huían hacia los montes.

Ya dijimos que el Gobernador Miguel Diaz de Armendaris, había comisionado a Franciso Núñez Pedroso para explorar estos territorios, pero, con iguales derechos se consideraba Sebastián de Belalcázar, quien envió al oficial Fernando de Cepeda, también en busca de oro. Los dos comisionados (Francisco Nuñez Pedroso y Fernando de Cepeda) se encontraron en el Valle del Corpus Cristi, discutieron y Cepeda venció a Núñez Pedroso, quien regreso a Santafé. Cepeda también abandono prontamente este territorio; pero, en el año de 1558 vino a estos parajes una nueva expedición, capitaneada por Bernardo De Loyola, quien lo hacía sin licencia de la corona, razón por la cual otro expedicionario llamado Diego de Carvajal, delató este Hecho a la Real Audiencia de Santafé, quien le ordeno seguirlo y capturarlo. Bernardo de Loyola sin oponer resistencia abandono la región; entonces Diego de Carvajal también lo hizo.

Luego, en el año de 1560 el Capitán Francisco Martínez de Ospina, organizo una expedición entre cuyos miembros se encontraban dos sujetos de los que habían acompañado a Núñez Pedroso en la primera expedición. En esta incursión tuvieron que soportar encuentros con los indios Tahamies, dirigidos por los Caciques Punchiná y Nutabe,.quienes les guerreaban, pues estaban enojados por los malos tratos que recibieron de dos expedicionarios anteriores: Loyola y Carvajal. El Capitán Francisco Martínez y su expedición, llegaron al Valle del Corpus Cristi y fundaron la población de Nuestra Señora de los Remedios, el 15 de Diciembre del mismo año (1560); esta población fue trasladada más tarde; unos afirman que al Valle de San Blas, otros, que a Buena Vista; ambos lugares situados en territorio de lo que hoy es San Carlos; trasladada luego a un tercer sitio donde duró 20 años, trasladada después a un cuarto lugar con el nombre de Santa María de Agueda o Agreda, que según relata la leyenda fue incendiada y destruida por María del Pardo, aguerrida exploradora de minas quien después de recorreria en compañía de sus capataces y esclavos, ordenó prenderle fuego. Las causas se ignoran.

Erigida finalmente por quinta vez y con el nombre de San Carlos de Priego.

Según el historiador Manuel Uribe Angel, el Valle del Corpus Cristi, es el actual Valle de San Carlos. Recibió diversas denominaciones: Valle del Corpus Cristi, Nuestra Señora de los Remedios, Santa Maria de Agueda, San Carlos de Priego.

La nueva población San Carlos de Priego fue fundada el 14 de Agosto de 1786, su fundador el señor Francisco Lorenzo de Rivera, solicito permiso para el establecimiento de le nueva población, a quien en esa época desempeñaba el cargo de arzobispo virrey don Antonio Caballero y Gongora, quien acogió la solicitud favorablemente. La población fue bautizada con el nombre de San Carlos de Priego según el informe rendido al rey de España, por el entonces visitador de la provincia de Antioquia don Antonio Mon y Velarde.

Se denomino San Carlos de Priego por dos motivos: en reconocimiento a su majestad Carlos III de España; y la denominación de Priego para recordar un pueblito de la provincia española de Cordava, de donde se dice que era el virrey don Antonio Caballero y Gongora.

 

*